sábado, 18 de julio de 2009

Antes y Después del Magisterio. Una Crónica de Pablo Almeijeiras


pablo_ameijas.jpg
Este breve ensayo, tiene como objetivo exponer mi experiencia en la enseñanza de una de las más formidables herramientas pedagógicas: El Juego de Ajedrez.

Hay sobre abundante material de lectura sobre Pedagogía y también práctica del Ajedrez, pero me pareció muy relevante exponer esta vivencia, acerca de que formas, métodos o diferencias influyeron en mis clases antes de iniciar mis estudios docentes, y luego de haber obtenido el titulo de Profesor para 1º y 2º Ciclo de la EPB.

DIFERENCIAS PRIMORDIALES, LA PEDAGOGÍA.

Podemos tomar una definición básica de la palabra PEDAGOGÍA, como la siguiente: "Arte de Instruir o Educar al niño", "lo que enseña y Educa, método de enseñanza". Parece mentira que detrás de estas definiciones tan simples se encuentren connotaciones tan profundas, pero precisamente son estas connotaciones las que pueden llegar a producir una diferencia de enseñanza tan grande entre un profesor de Ajedrez y un "Docente" de Ajedrez.
Afortunadamente comprendí porque era tan necesario hacerme acreedor al estudio y conocimiento de las materias Pedagógicas del Profesorado, ya que de esa forma iba a poder enseñar mejor, aunque mi objetivo personal no fuera ser Maestro de Escuela.
Entendí también que a partir de ahora, no solamente iba a enseñar Ajedrez, sino que iba a desarrollar algo mucho más innovador: EDUCAR en base al Ajedrez.

CUESTIONES DE PRÁCTICA:

La lucha por el centro en el Ajedrez

Quiero señalar a través del siguiente ejemplo, la gran distancia que a veces se produce entre los contenidos que un Profesor de Ajedrez cree que puede o debe dar, y los verdaderos intereses que el niño o la niña poseen:

Merced a la gran importancia que tienen las casillas centrales del tablero para el Desarrollo de las piezas, es muy necesario luchar por el dominio del Centro, El elemento más importante de esta lucha, son los peones, veamos este simple y breve ejemplo:

1- e4 e5 , 2- Cf3, Cc6 3- Ac4 Ac5 (Giuocco Piano) 4- c3 (empieza la lucha por el centro, el blanco prepara d4)
italiana1.JPG
4...Cf6 5- d4, ed 6- cd, Ab6?
italiana2.JPG
, aunque después de esta jugada pareciera que no sucede nada, es en realidad un grave error estratégico, que le deja al Blanco dos Peones maravillosamente situados en el Centro. Correcto era 6- .. Ab4+, 7- Ad2, AxA+ 8- Cxd2, d5!
italiana3.JPG
, y el negro al cambiar los peones en la casilla d5, equilibra el Centro.

La gran pregunta tras este sencillito e instructivo ejemplo es la siguiente: a un niño o niña de edad escolar promedio de 8 años, ¿Puede llegar a interesarle este ejemplo o cualquier otro referente a la lucha por el Centro por sencillo que sea?...Fue entonces, a partir del tiempo en que promediaba mis estudios de Didáctica Pedagógica, Psicología y Espacio de la Practica, donde pude confirmar o acercarme a una respuesta que hace tiempo ya sospechaba: NO, a la gran mayoría de los niños no le interesa en absoluto, aunque esto no debiera preocupar a los Docentes y Profesores de Ajedrez.

1) a4? a5? LAS JUGADAS INICIALES "MALDITAS" DEL AJEDREZ

a4.JPG

Un dialogo bastante común entere profesores puede ser el siguiente:

-Santiago volvió a jugar a4 en la apertura
-Nooo...No le habías explicado ya eso?
-Pues si...
-Y lo hizo de nuevo?
-Mmm....me temo que si.

Santiago cumplió ya 9 años y participó de un puñado de Torneos Infantiles, sin embargo, su fascinación por comenzar la partida con a4, o incluso con h4, aún no ha cesado.¿por qué lo seguirá haciendo?..Vaya no a saber....pero detengámonos un momento y hagamos un análisis de la jugada a4, ya que difícilmente la encontremos recomendada en ningún libro de Aperturas....
¿Por qué la jugada a4 es una mala jugada para iniciar una partida? Bueno, pues principalmente porque no ayuda ni tiene efecto sobre el "centro" del tablero...pero ¡ojo! que ya habíamos dicho que el centro del tablero no reviste interés en los niños de edad temprana. Es probable entonces que ahí se encuentre la razón o al menos parte de ella.
Pero a ver, hagamos un análisis mas detenido: ¿en algún momento de la historia del Ajedrez Moderno (recordemos que durante el largo periodo del "Shatranj Precolombino" los peones no disponían en su movida inicial del avance a 2 casillas de una vez) se considero la jugada a4 o h4?, seguramente que si!..Pero sin embargo no ha prosperado, ya sea por lo indicado anteriormente, o porque quizás esa jugada posee el único merito de habilitarnos la Torre. La Torre pertenece a la artillería pesada del Ajedrez, es como un Tanque de guerra que disfruta mucho cuando puede "barrer" a sus anchas el tablero, a través de líneas y columnas, para lo cual necesita espacio vital, que al principio de la partida, no lo tiene, y además puede ser fácilmente amenazada y hasta capturada por las demás piezas! Así, que aunque esta forma de comenzar una partida quedo sepultada en el olvido, es muy popular entre la mayoría de los niños que recién se inician y aun entre adultos amateurs probablemente.

Un colega mío muy talentoso, me explicó que la causa de este movimiento residía en una muy notable cuestión psicológica.... ¡claro!, pensé...ahí debe estar la clave!....
-Mira Pablo -me dice formando un ángulo recto con el pulgar y el índice de ambas manos y moviéndolos al mismo tiempo.
-¿Qué estoy haciendo?
-No se- le conteste
-Estoy agarrando algo, estas son como pinzas!
-¿Entonces?-inquirí
Acto seguido, en un tablero de Ajedrez, Sergio ejecuta las movidas a4 y h4, solo del lado de las blancas...
-Que hice ahora?
-Dos movidas-le indiqué
-Si, ¿pero que peones moví?
-Los dos peones correspondientes a cada Torre, es decir, uno de cada punta...
-Exacto!-me contesta-¿Sabes entonces que significa? Estoy agarrando todo el juego, lo estoy abarcando, siento que es mío, que lo domino.

Quizá sea esta la forma para los niños de ver el "centro"! O quizás no, pero de algo estamos seguros, que este primer movimiento, ya sea a4 o h4 les produce placer.
No tenemos la certeza de que esto sea así realmente, pero es una manera de encontrar una explicación razonable a la tan popular y nunca bien ponderada movida a4, ya que todos la hemos ejecutado en alguna etapa de nuestras vidas de principiantes.
En esta próxima parte y luego de esta introducción, voy a describir las diferencias en la forma de enseñar que yo experimente antes y luego de convertirme en Docente.

TECNICA Y RECURSOS.-

No puede decirse con exactitud que en los temas referentes a Estrategias y Tácticas del Ajedrez, que revisten ya, una cierta complejidad, como por ejemplo, Finales de Torres, Mate de dos Alfiles o Mate de Alfil y Caballo, haya una abismal diferencia en la forma de enseñarlo antes o después de ser Docente ( a esta cuestión me referiré en una próxima entrega), ya que es probable que un Ajedrecista con conocimientos sólidos puede enseñar estos métodos a alumnos maduros o con conocimientos avanzados en forma segura y clara, dependiendo en mayoría de las condiciones que tenga para transmitir sus conocimientos.
Más, todo esto toma otra dimensión, cuando los destinatarios de la enseñanza son niños.
El niño, posee un pensamiento Ajedrecístico diferente al del adulto, intereses, entusiasmos y emociones diferentes.
Este es uno de los puntos precisamente en donde cambio mi forma de trabajar, enseñando y educando en base al Ajedrez, ya que tuve que empezar a tener en cuenta ciertos objetivos para poder utilizar el Ajedrez como un elemento útil en el aula o taller, pero abarcando diferentes planos, como la memoria, la atención, la creatividad, la socialización, etc.

Así también debí tomar en cuenta como planificar y que Contenidos proponer, pero en una forma mucho mas coherente y ordenada que antes de ser Docente.

Es muy bueno notar que en los ejemplos que voy a dar a continuación, mi intención es mostrar que tanto para enseñar como para aprender Ajedrez, es necesario hacerlo abarcando cuestiones muy obvias, ya que la mayoría de Instructores y Profesores tenemos la mala tendencia y gran pecado capital que es el de SUPONER QUE EL ALUMNO YA SE DA CUENTA. Incluso, me atrevo a decir que hasta en clases de adultos, solamente a un muy bajo porcentaje de alumnos les resulta claro y útil o puede ser capaz de seguir muchas partidas instructivas de Grandes Maestros, perdiéndose en la inmensidad de las Variantes.
Entonces, tal como a menudo sucede en un Segundo o Tercer grado de Primer Ciclo, es siempre aconsejable preguntar y repreguntar, como por ejemplo... ¿A mi me conviene eso? ¿Tal situación me beneficia o me perjudica? ¿Es justo cambiar un caballo por una Torre?
Si estamos hablando de Ciencias Sociales a niños de 6 años, y tenemos que referirnos a algún prócer, mientras les hablamos de el, en algún momento podríamos inquirirles a los alumnos: ¿Y a Uds. como les parece que era Manuel Belgrano? ¿Era un hombre que se hubiera quedado en su casa descansando y muy tranquilo, o era un hombre de hacer muchas cosas?...

Es interesante notar que no alcanza en Ajedrez enseñar y demostrarle a un niño que el Peón, mueve y captura de tal manera, o que los Alfiles lo hacen por las Diagonales, etc.
Miremos estas interesantes posiciones:

BLANCAS: f4

NEGRAS: d6, e6, f6

f4.JPG

En el caso de los Peones, hay que mostrarle al niño que un Peón, nunca puede atacar a otro Peón, sin que pueda ser capturado primero! Y lo mismo pasa con todas las piezas iguales entre si: Alfil con Alfil, Caballo con Caballo, Torre con Torre, Dama con Dama. También Torre con Dama y Alfil con Dama (por moverse Alfil y Torre como lo hace la Dama). No ocurre al revés, la Dama puede atacar al Alfil y a la Torre sin ser atacada ella misma.
Tengamos por favor en cuenta que esto puede ser muy obvio para un adulto principiante, pero no así a un niño, por eso es imperativo enseñarlo

SEGUNDA POSICION

BLANCAS: d4,e4,f4

NEGRAS: d6,e6,f6

e4.JPG



En el segundo caso de peones (3 contra 3), se sugiere mostrar que si un Peón avanza estando en línea, queda defendido naturalmente por sus compañeros. Y por eso, no debe temer que se lo coman, ya que en el cambio de peones, en este caso en particular, quedan igualados.


PABLO AMEIJEIRAS es Docente de la Escuela Municipal de Ajedrez Roberto Grau, de la ciudad de Morón; Arbitro Regional Fada e integrante del Equipo de Profesores "Caballito de Palermo", de la MF Marina Rizzo

1 comentario:

Pablo dijo...

me gustó.

el tema de jugar h4 o a4 me aporta un buen punto de vista, razonable, hace tiempo se me había ocurrido que ése movimiento nace por la razón de poder inmediatamente mover la torre, que es la pieza con movimientos más claros y simples de aprender.

incluso luego de la secuencia:

1.a4 e5 2.Ta3 Axa3

me muestra en principio que sabe mover la torre y por ésto la quiere mover más que otra pieza,

también seguramente sienta la desagradable sorpresa de que ésa pieza se la coman,

seguro porque ve mas claro las columnas que las diagonales,

y que lo lúdico en principio es simplemente mover, mover y embocar en el lugar adecuado, e incluso que la ficha no se caiga, mover implica tocar, y las piezas que se pueden mover y tocar son las propias,

incluso se sienten como propias las piezas que se logran comer al adversario teniéndolas agrupadas y cuidándolas como poseciones mas reales incluso que las propias dentro del tablero que forzadamente están rígidas en los escaques,

mientras que por ejemplo un caballo comido es usual que ande cabalgando por la inmensidad infinita del "no-tablero".

También éstos primeros movimientos indican noción del propio territorio, y de las piezas como cuerpo,

1.a4 avanza defendido, a diferencia del "dudoso" 1.e4 que bien podria signarse con "?!" e incluso con "?" desde la perspectiva del principiante.

A éste concepto de las piezas propias como un cuerpo todo autoprotegido, entero y compacto, el cuál es forzado a mover primero se mueve sobre el rígido tablero tratando de no auto flagelarse, de no fragmentarse.

así es que también muchas veces se sale con un peon avanzando un movimiento solo.

Ahora sé que éste concepto se enmarcaría en lo que se llama "tabiya".

Así es que lo que hace el principiante no es ni apertura ni defenza, sino que es una tabiya, una forma de organizar las piezas propias sin prestar mayor atención a lo que hace el adversario con las suyas.

con relación a lo que dice mi tocayo Almeijeiras con respecto a "agarrar" el tablero al mover a4 y h4, se podria apreciar si ésto es así, enseñándole a alguien a jugar directamente fischer-random en una posición en donde las torres no estén en las esquinas...

y ver si tiende a mover a4 u h4 "agarrando el tablero" o mueve otra cosa, por ejemplo los peones que directamente liberan las torres...

yo me inclino por lo segundo. Está por verse.

Pablo Caravia



p.d. Una vez charlando con Riverol me contó de alguien que los pinpones los empezaba siempre igual (una tabiya):

1.e3
2.d3
3.Ce2
4.Cd2
5.Cc3
6.Ae2
7.Cf3
8.Ad2
9.O-O